Me he topado con la web de Wim Delvoye, un artista belga con mucho sentido del humor. La propia página web es una obra de pixel art, muy divertida de navegar.

Lo que me ha traído a escribir hoy es un tema espinoso que hace que más de uno se cruce de brazos y diga “meh”. Es la cuestión de la intencionalidad.

¿Qué fue primero: una idea, una planificación y una confección acorde a un discurso o… actuación, ejecución a secas?

¿Qué prefieres tú?

Para que respondas a esta pregunta de manera más sencilla, lo traslado a dibujos animados:

¿Qué prefieres, South Park o Family Guy?

Siguiendo en la línea de Family Guy según South Park, con el arte se podría hacer lo mismo. Escoge al azar una idea de cada columna y ejecútala:

¿Serías capaz de identificar algunas obras de arte ya existentes uniendo las flechas?

Y ya, puestos a crear una obra de arte que cuestione el arte de esta forma… yo haría una máquina tragaperras con cuatro slots, en cada uno palabras como en la imágen y que en la pantalla aparezcan las obras-resultado de tales combinaciones.

Lo mismo se puede hacer con el discurso acerca de las obras, metiendo palabras tipo “iconoclastia” “repolitización” “genealógico” “rigurosidad” “descontextualización”, etc.

A veces el arte es como Las Vegas, el dinero y el azar van cogidos de la mano…

¡Compártelo!