Aquí una muestra de las primeras tintas que hice (2009). Al igual que con la acuarela, en las tintas las sombras y luces dependen de cuánta agua eches. También se puede dejar secar la tinta y luego echar agua en el borde para difuminar.

Tintas = acuarela para gente con prisas.

La primera de estas tintas, ¿es un ojo o es una arbol? ¿son flores o son estrellas? ¿con qué orientación lo colgarías?. No recuerdo lo que quería decir cuando la hice. Lo que si recuerdo es que la hice rápido y tenía muy claro cada paso. Tengo tatuada una orquídea, como la que pinté en esta tinta. Para mi la orquídea significa “echarle huevos a la vida”. Etimológicamente orquídea significa “testículos”.

La segunda de estas tintas representa una ruptura amorosa. Siempre hay uno de los dos que hace más daño al otro, ¿no crees?.

Profecía autocumplida: Te vas a enamorar.

La tercera tinta es el presentador de Pasapalabra, Christian Gálvez. Estaba convencida de que las palabras de cada rosco guardaban un mensaje en su conjunto. (Ahora pienso en eso con humor, hay que estar fatal para tener tal fantasía). Las cartas sirven para leer el futuro, cuando se interpretan contienen mensajes, pistas. Las predicciones se convierten en profecías autocumplidas cuando uno cree en ellas. A este cuadro lo llamo “Pasalacarta”.

Claramente no me preocupaba la belleza ni ejecutar una técnica de manera minuciosa al pintar estas tintas. Precisamente por ser tinta no hace falta elegir colores ni diluir la pastilla de acuarela, se puede poner en marcha mucho más rapido. Al hacer estas tintas, sólo deseaba liberar mis ideas a través del pincel. Pintar o escribir a mano es terapéutico, cuando las manos están ocupadas la cabeza se relaja. Incluso pienso (casi lo tengo comprobado) que cuando estoy triste pinto mejor. ¿Y tú? ¿Qué actividades te calman?

¡Compártelo!