Jardín zen en el teclado

Teclado del ordenador a modo de jardín zen. Necesitas un teclado viejo que tenga las teclas en oquedades, como éste.

Nunca utilices un teclado que aun funciona, recuerda que el espíritu del upcycling es darle una segunda vida alternativa a un objeto que ha agotado su vida util.

¿Cómo se hace?

Retira las teclas de la oquedad grande del teclado y guardalas. Las puedes usar para hacer bisutería nerd, por ejemplo.

Ahora vamos a crear el rastrillo: seguramente has tenido que retirar unos tornillos pequeños del teclado previamente, pues bien, los vas a pegar con superglue en el extremo de la barra espaciadora, formando el rastrillo de tu jardín zen.

Llena de arena el hueco, aquí deja volar la fantasía, puedes usar arena flúor  o mezclar de varios colores. Yo aquí mezclé blanco y azul. ¿Recuerdas que te dije que guardases las teclas retiradas?. Una cosa que puedes hacer con ellas es seleccionar algunas que formen una palabra, nombre o siglas de tu elección y colocarlas en el jardín zen como si fueran las piedras de un jardín zen de verdad.

Y tú estarás diciendo…¿para qué sirve ésta chorrada? Aquí van algunas ideas: Puede ser un regalo perfecto para tu compañero de oficina o tu jefe el estresado. Utiliza un teclado del que se quejaba y que se le ha roto. Lo puedes hacer por diversión, para ti mismo. Usalo cuando comienzas un render (si no sabes lo que es un render, mejor para ti) o el ordenador está “pensando”.

Procrastinar utilizando el teclado del ordenador a modo de jardín zen. Lo llenas de arena y la barra espaciadora hace de rastrillo. Está muy bien si te aburres en la oficina.
Jardín zen en el teclado

Por cierto, este tipo de juguete de oficina siempre me recuerda a las pelis de los 80, en las que salía un yuppie que tenía un billar en miniatura o las bolicas metálicas colgando de hilos que transmitían el impacto.

Ya sabes, si te animas con este proyecto comenta y mándame una foto!

Este proyecto formó parte de la exposición “Procrastinarte”

¡Compártelo!