Vacaciones exóticas

¿Eres de playa o de montaña? Definitivamente, yo soy de playa y para muestra un botón. Hice la serie Vacaciones exóticas con motivo de un evento de tamática tropical. Mi exposición fue un éxito y vendí primero las acuarelas de surf. Sin embargo nunca me he atrevido a hacer surf, ya que mi agilidad es nula. A lo que sí me apunto es a ver surferos tumbada, desde la orilla.

Cuando voy a la playa siempre me fijo en ese señor que vende biquinis o latas de refresco. Me admira su capacidad para llevar a cabo ese trabajo tan duro, al sol todo el día. Por ello cuando lo veo siempre procuro comprarle algo, después de todo yo estoy disfrutando del mar. Eso me hace sentir más solidaria.

Para unas buenas Vacaciones exóticas (aunque te las montes en tu piso) que no falten unos mojitos!

Otra cosa que me gusta de unas vacaciones exóticas es tomar un cóctel fresquito en un chiringuito con vistas al mar, después de comer (fundamental) unos boquerones fritos y espetos. Estuve viviendo tres años al lado del mar y echo mucho de menos esas comidas tan relajadas. Qué prefieres ¿Piña colada, mojito, coco loco, tequila sunrise o uno de cada?

Por otro lado, desde hace unos años me he apuntado a la decoración neocolonial, con estampados de palmeras y animales tropicales de colores; cestas de hoja de platanera; muebles de madera con barnizado incoloro… Como mascota me encantaría tener un camaleón, pero por lo visto hay que criar insectos para alimentarlo. En su lugar tengo una pareja de periquitos, Lennon (hembra) y Curro (macho). Se quieren muchísimo y se rascan la carita el uno al otro.

¡Compártelo!